El Bolso

Uno de los problemas de mi vestimenta medieval, es la carencia de bolsillos. Todos somos conscientes de la cantidad de trastos que solemos cargar cuando salimos de casa, pañuelos, cartera, llaves, cámara de fotos, móvil ...etc.
Así que resulta imprescindible hacerse con una bolsa o bolso que pueda contener todo esto.

Retomando parte del cuero que encontramos en uno de nuestros paseos, y tras unos bocetos, comencé a realizar un bolso. Las dimensiones las ajusté a las propias de nuestra cámara digital, dándole amplitud para billetera, móvil y poco más, no quería que fuese muy grande.
El bolso está compuesto de tres piezas, más los cierres y trabillas. Se puede hacer también de dos piezas, pero le añadí una tercera para crear un compartimento específico para billetera y móvil.

Una vez dibujado sobre la piel, el contorno de los patrones que hice, el proceso es bien sencillo. A medio centímetro del borde de corte marqué una línea por donde iría la costura. Sobre esta línea situé a cada centímetro el punto por el cual se pasaría el hilo de costura. Hay que procurar que quede lo más regular y simétrico posible, sobre todo en los dos extremos. Una vez marcados todos los puntos, bastaría con tener a mano un sacabocados o un buen punzón. Yo usé el sacabocados (agujero más fino) que es lo que tenía a mano. El resultado es bastante consistente, eso sí, lo cosí con doble hilo y con pasada de ida y vuelta en la costura, pretándola tanto como pude. Para hacer los agujeros para pasar el hilo y para comenzar a coser, yo partí desde el centro de la pieza de cuero hacia el exterior. De esta manera me quedaban centrados los agujeros, y los nudos de la terminación de la costura se ocultan al quedar en el interior del bolso.

Algo a tener en cuenta a la hora de coser el bolso es el orden en el que hay que coser las piezas y el sentido en que se cosen. Si no, es posible que os ocurra como a mí, que lo deshice tres o cuatro veces. Hay que pensar bien el sentido, en qué cara del cuero queremos que quede al exterior y en el orden en que las piezas conforman la costura, ya que tras coserlas hay que darle la vuelta al bolso, si queremos que las costuras queden ocultas en el interior. Ni qué decir tiene que si nos gusta que se vean las costuras, el cosido se simplifica notablemente.

De las tres piezas una va a hacer de respaldo y tapa, otra de separador y la última de bolsa tipo fuelle. Para que esta última haga de fuelle debemos hacerle unos agujeros en la parte superior separados unos 2,5 a 3 cm, procurando que queden simétricos respecto del centro de la pieza. Así buscaremos este centro y haremos los dos primeros agujeros separándolos 4 cm en total, osea 2 a un lado y otros 2 al opuesto. Por estos agujeros saldrán los extremos de la cinta de cuero que hará de cierre del bolso. Tomando el centro anterior a unos 6 cm haremos otros dos agujeros, esta vez a 1,5 cm de separación total, aquí pondremos el anclaje para la tapa. Este anclaje puede hacerse tomando un trozo de cuero, enrollarlo y pasar una cinta de cuero fina a su través por dos puntos, o bien hacerlo con madera, hueso...etc

Es posible que la pieza que hace de separador os quede un poco alta, a mi me pasó, pero me vino bien. Aprovechando esto, rematé la parte superior del separador cosiéndolo hacia el interior del bolsillo, redondeando el corte del cuero y haciéndole una costura tipo de las que se hacían antes en las mantas (no sé si se verá bien en la foto).













Os pongo las plantillas con las que hicimos el bolso. Con la primera plantilla se obtienen dos piezas, la de respaldo (tomando la plantilla entera) y la de separación (usando sólo la parte bajo la línea punteada). La otra plantilla hay que ponerla dos veces, haciéndola simétrica a la derecha respecto de un eje vertical. En esta última la costura hay que marcarla en su parte inferior, bajo la línea punteada, a medio centímetro aproximadamente. Tened cuidado al marcar los agujeros para la costura, ya que deben coincidir con los marcados en las otras piezas porque, si no, no será posible coserlo como es debido. En las plantillas sólo pongo una medida, ya que se supone que el resto está a escala. Si no funciona avisad e intentaremos resolverlo.

Por último, vereis que en la entrada anterior del blog llevo un bolsito gris; es el mismo que el que veis aquí en la foto. Entonces no nos dio tiempo a darle una tintada y lo llevamos con el color del cuero tal cual lo teníamos. Ahora presenta otro aspecto, tras un envejecido mediante unos toques de marrón y negro.

3 comentarios:

EärwenElórë dijo...

muy linda :) adoro las bolsitas para el cinto :)

alfmogavar dijo...

Muy bien explicado, y lo sencillo que parece.
Gracias.

Tablet Weaving Blog dijo...

Gracias!! Lo cierto es que cuesta más explicarlos que hacerlos ¡Je je!. Saludos